Antecedentes biologicos

Antecedentes biológicos – Estado del cambio

Tomar alimentos saludables, mantener buenas relaciones personales, beber menos y no fumar pueden hacer mucho por tu salud, pero como el investigador profesor Steven Blair, ha revelado, y el Dr. Mike Evans, médico canadiense de Medicina Preventiva también ha puesto de relieve, entre las cosas que puedes hacer por ella, la que mayor impacto tiene es la actividad física. No tener una buena condición física es el mayor factor de riesgo para la salud (entre otros como, por ejemplo, fumar, obesidad, hipertensión, colesterol alto y diabetes), así que lo mejor que podemos hacer es estar físicamente activos el mayor tiempo que podamos.

El sedentarismo puede conducir a trastornos músculo-esqueléticos, por ejemplo, la escoliosis, la hernia, la osteoporosis, posturas defectuosas, pies planos y articulaciones inestables, a desórdenes metabólicos y / o obesidad, a rastornos del sueño, neurosis, control vegetativo inestable, alta o baja presión arterial, arteriosclerosis y enfermedades de las arterias coronarias, así como trastornos digestivos y urinarios.

Por otro lado, la actividad física (AF) tiene muchos efectos fisiológicos beneficiosos:

  • Aumenta la actividad parasimpática por lo que el organismo puede funcionar con una menor energía, es decir, hay menos pulsaciones del corazón por minuto, se reduce la presión arterial, la digestión puede ser más eficaz, y la respiración puede mejorar;
  • Aumenta la capacidad de amortiguación-- la acidez disminuye;
  • Mejora el sistema inmunológico – por ello, la AF tiene un efecto preventivo contra las infecciones, además de mejorar el estado de salud en general ayudar a prevenir el cáncer;
  • El nivel de endorfinas aumenta mejorando el estado de ánimo y haciendo que el ejercicio sea fuente de felicidad;
  • Los procesos metabólicos se llevan a cabo de forma más económica (se quema grasa y azúcar más rápidamente);
  • Ayuda a controlar el peso;
  • El organismo humano se vuelve más sensible a la insulina;
  • La masa de la musculatura y los tejidos conectivos crece;
  • Las articulaciones mantienen su flexibilidad;
  • El tono muscular disminuye debido al ejercicio regular;
  • Los huesos se vuelven más fuertes y mantienen su firmeza;
  • Aumentan la capacidad de consumo de oxígeno y la ventilación, la respiración se vuelve más económica por la disminución del número de respiraciones necesarias, se mejora la técnica de respiración y los pulmones pueden desarrollar mejor su función;
  • Mejora el suministro de oxígeno al cerebro;
  • Incrementando la capacidad pulmonar se pueden disminuir las pausas de respiración nocturnas (los problemas de apnea);
  • Disminuye la presión arterial, la frecuencia cardíaca en reposo y el gasto cardíaco son menores –con un funcionamiento más económico- y la reserva de la frecuencia cardíaca y del gasto cardíaco durante el ejercicio es mayor en personas que realizan una actividad física frecuente, que en las que no;
  • Los músculos del corazón de hacen más gruesos y se contraen con más facilidad y las cavidades se ensanchan;
  • La fase de reposo del ciclo cardíaco se hace más larga lo que conduce a una mejor perfusión de la musculatura del corazón;
  • La elasticidad del corazón y de los vasos sanguíneos disminuye menos en las personas que realizan ejercicio de forma frecuente que en las que no;
  • La redistribución de la sangre es más rápida y eficaz en los músculos entrenados;
  • Si alguien empieza un estilo de vida deportivo en la infancia, la densidad de las arterias coronariasa puede incluso aumentar:
  • El sistema nervioso también puede mejorarse; es más tolerante en personas que realizan una actividad física regular;
  • El grado de incremento de radicales libres es también meno en personas que practican actividad física;
  • La función hepática mejora - ¡pero ten cuidado, en caso de sufrir una enfermedad hepática hay que reducir al mínimo la actividad deportiva!;
  • Aumenta el nivel de agentes anti-inflamatorios;
  • Ya que la actividad física puede dar refresco, así como un cansancio agradable, puede conducir a dormir bien;
  • Mantiene la salud mental;
  • La imagen de la persona mejora;
  • La vida sexual de las personas mayores que realizan ejercicio físico regular es más satisfactoria;
  • Dependiendo del tipo de actividad deportiva se van desarrollando  la velocidad, la resistencia, la flexibilidad, la fuerza y/o el equilibrio;
  • En muchos casos, puede servir para aproximarse a la naturaleza; y
  • Desarrolla habilidades de los cuales uno/a puede beneficiarse en otros aspectos de la vida, así (en el trabajo, en casa, etc.)

¡Y la MEJOR NOTICIA es que todo lo anterior es posible incluso si empieza a realizar una actividad física frecuente en sus últimos años! ¡Sé perseverante y podrás ver y sentir los resultados!

Recalcamos que la prolongación de un estilo de vida activo ayuda a la lucha contra el envejecimiento.

Lo que es importante para un persona como tú (de más de 50) son todas las medidas preventivas que veremos en las siguientes líneas y el hecho de que la actividad física pueda ayudar a mantener tu autonomía y tu forma física, a fortalecer tus músculos y a disminuir el riesgo y grado de osteoporosis y fracturas de huesos, puede mejorar la paz interior y exterior, las conexiones sociales y mantener unida la familia y amistades. El objetivo es concienciar sobre la importancia de mantener en forma y saludable tu cuerpo y tu mente. No te olvides de que el ejercicio y la actividad física está ligada a una alimentación adecuada, al pensamiento positivo, al compañerismo y las buenas relaciones, y, si es necesario a suplementos nutricionales (vitaminas y minerales).

Total votes: 46

Comments